Clubes solidarios y la post pandemia

FUENTE: Diario OLE

Es difícil imaginar el escenario post pandemia. No abundan las certezas y a corto plazo sólo asoma, como la punta de un iceberg, un complicado escenario económico y social de magnitud aún no cuantificable. El contexto es tan complejo que requiere la colaboración de todos: del Estado, del sector privado y de las grandes organizaciones de la sociedad civil. Todos juntos, de verdad.

En esta coyuntura, es crucial fortalecer los lazos comunitarios y los vínculos entre las personas. Nuestros clubes, desde el más pequeño de barrio hasta el más grande de la ciudad, deben brindar espacios de encuentro -en el marco de las medidas de prevención y seguridad sanitaria correspondientes- para los niños, los jóvenes y las familias.

Éste es el momento en que más se necesita de los clubes para contener a la gente. Son justamente socios e hinchas quienes hacen el esfuerzo por pagar su cuota y mantenerse al día, con el orgullo de pertenecer y con la legítima expectativa de que la institución les devuelva algo por lo que ellos aportan.

Los clubes también contienen a jóvenes deportistas que sueñan con un futuro mejor. A través del deporte, se promueven valores indispensables para la vida en sociedad, como la solidaridad, el esfuerzo y la disciplina. Cuando abren sus puertas con una agenda solidaria, que trasciende los propósitos del semillero de sus disciplinas deportivas, lo hacen porque entienden que tienen la responsabilidad de ofrecer algo más a la sociedad.

El fin de todo club en cada rincón del país, debe ser el de estar siempre con la gente y especialmente en los momentos más desafiantes de nuestra historia. Por eso, hoy me pregunto: ¿los grandes clubes, los de primera división de fútbol, están mirando una foto que incluye a la gente o están mirando solamente los números?

Sabemos que el fútbol genera los mayores ingresos económicos para las grandes instituciones que lo practican. Es sabido que algunos clubes obtienen su financiamiento, en gran medida, de la cuota societaria.

La crisis económica que golpea a miles de familias impacta directamente en la posibilidad de pagar la cuota.

¿Vamos a salir de esta crisis con un modelo de clubes abiertos? ¿Las principales instituciones harán el esfuerzo a fin de que el valor de la cuota permita contener a la gente o van a cerrarse subiendo los aranceles y que “disfrute el que pueda”? ¿Van a intentar generar recursos de manera creativa o cortarán camino dejando afuera al que no pueda pagar?

Los clubes que pretendan ser inclusivos requerirán de dirigencias con inteligencia para abrir nuevos mercados y generar ingresos de forma novedosa, por ejemplo, con desarrollos tecnológicos que otorguen valor agregado a sus marcas.

Los nuevos problemas necesitan nuevas formas de generar soluciones. Los tiempos que corren están interpelando a los dirigentes para que encuentren soluciones creativas y, por sobre todo, inclusivas. La sociedad entera está mirando, casi en estado de apnea. Los grandes clubes tienen en sus manos ahora la extraordinaria oportunidad de inspirar y promover procesos de cambios positivos y responsables. Ojalá que no la tiren afuera.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x