‘La luna de Kiev’: un poema viral transformado en cuento para ayudar a los niños de Ucrania

Los versos de Gianni Rodari se han convertido en un álbum ilustrado que se presenta en la Feria del Libro de Madrid. Los beneficios de su venta serán destinados a la ONG Save the Children

“Claro que el mundo cría monstruos, pero la bondad prolifera igual de silvestre, de lo contrario todos los niños víctimas de violaciones se convertirían en adultos violadores”, escribía Mary Karr en El club de los mentirosos (1995). Y uno, llámenle ingenuo, quiere creer que la bondad, de manera espontánea y salvaje, prolifera más rápido que los monstruos; que son más, en definitiva, los seres bondadosos que las malvadas criaturas. En Italia, apenas unas horas después de que Vladímir Putin ordenara la invasión de Ucrania desatando una guerra cuyo fin no se adivina aún, de móvil en móvil y a través de las redes sociales empezó a viralizarse un poema del gran (y bondadoso) escritor y pedagogo italiano Gianni Rodari (1920-1980).

Su título no podía ser más adecuado: La luna de Kiev: ¿Será la luna de Kiev tan hermosa como la luna de Roma? / ¿Será su hermana o es ella la que asoma? /«¡Siempre soy la misma!» -la luna protesta- / «¡No creas que soy un gorro de noche en tu cabeza! / Viajando por el cielo, doy luz al mundo entero, de la India al Perú, del Tíbet al mar del Norte, y así viajan mis rayos, sin pasaporte».

“Ya al comienzo de la pandemia por la covid-19, un poema de Rodari, Speranza, había sido compartido en redes en aquellos días de incertidumbre. En la obra del autor italiano el mensaje de paz universal es constante y transversal, sus lectores de todo el mundo lo sentimos así”, afirma a Marta Tutone, editora de Liana, una de las 25 editoriales independientes de literatura infantil que componen la ¡ÂLBUM!. Esta asociación acaba de sacar al mercado, aprovechando el escaparate de la Feria del Libro de Madrid, un álbum solidario con el poema de Rodari —traducido por la propia Marta Tutone y Alvar Zaid— ilustrado por una de las más prestigiosas y premiadas dibujantes del mundo editorial, la también italiana Beatrice Alemagna.

Desde ¡ÂLBUM!, confiesan que no han inventado nada. Tras viralizarse en Italia y empezar a ser utilizado en sus clases por maestras y maestros, la editorial italiana Einaudi Ragazzi tuvo la iniciativa de convertir ese impulso ciudadano en un libro solidario en el que consiguió implicar a Alemagna. Coincidiendo con la celebración de la Feria del Libro Infantil y Juvenil de Bolonia, acordaron con Einaudi los detalles para el aterrizaje del libro en España.

Ilustración de ‘La luna de Kiev’.
Ilustración de ‘La luna de Kiev’.BEATRICE ALEMAGNA

“Como asociación, en estos cinco años de trayectoria, nos habíamos dedicado más a la promoción y nunca había surgido la idea de publicar un libro de forma conjunta, pero al enterarnos de esta iniciativa, tanto por su fin solidario como por el hecho de que uniese a un autor emblemático como Rodari con una ilustradora tan reconocida como Alemagna, pensamos que era una oportunidad perfecta para unir las fuerzas de las 25 editoriales que somos parte de ¡ÂLBUM!, y publicarlo en las cuatro lenguas oficiales de España”, señala Clara Jubete, coordinadora general de la asociación, que explica que, además de en librerías y puntos de venta habituales, los visitantes a la Feria del Libro de Madrid podrán encontrar La luna de Kiev en las casetas que comparten las 25 editoriales de ¡ÂLBUM!.

Los beneficios que genere la venta de este pequeño y preciosista álbum ilustrado irán destinadas a la ONG Save the Children, especialmente —pero no solo— para ayudar en el trabajo que realizan con los niños refugiados de Ucrania. “Desgraciadamente, hay muchos conflictos en este mundo de los que los niños siguen siendo víctimas”, concede Jubete.

Ilustración de ‘La luna de Kiev’.
Ilustración de ‘La luna de Kiev’.

Esa no distinción entre niños y niñas, ese poner la mirada en los menores víctimas de otros conflictos bélicos cuando los focos parecen apuntar únicamente a Ucrania, es también una forma de rendir homenaje a Rodari y a su poema, a esa idea de que la Luna que ilumina Kiev es la misma que brilla en Madrid, en Roma o en Damasco, que todos somos (o deberíamos ser) iguales, independientemente de nuestro lugar de origen, y que, como iguales, nadie está libre de sufrir la barbarie que hoy soportan los pequeños de Ucrania.

“En la obra de Rodari observamos un caleidoscopio de relaciones humanas desde el prisma de un mensaje de paz universal, es decir, sin excepciones ni fronteras. La Luna, símbolo de la inspiración artística y de la transcendencia, nos observa a su vez desde arriba, nos sigue a todos a todas partes (¿qué niño no se pregunta si la Luna no le sigue realmente cuando camina?), todos somos iguales bajo su luz”, concluye Marta Tutone.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x