Barracas: ganaron un premio de $2 millones con un proyecto para que todos los alumnos tengan agua caliente en sus casas

Una necesidad que golpea a diario. Un premio económico que podría servir ayudar a desaparecer esa necesidad y el impulso de más de 40 alumnos fueron el resultado de un proyecto que le permitió a una escuela de Barracas obtener $2 millones para llevar agua caliente a los hogares de estudiantes que no contaban con ese servicio.

Los ganadores del Premio Fundaciones Grupo Petersen a la Innovación Educativa “Reimaginando la Escuela”, fue el Colegio Nuestra Señora del Buen Consejo, fundado en 1918, donde asiste un 60 por ciento de alumnos que provienen de Villa 21-24 y el resto de barrios porteños aledaños como La Boca, Constitución y Villa Lugano y del sur del conurbano bonaerense.

El proyecto ganador permitirá a familias carenciadas obtener agua caliente de forma sustentable a través de un colector solar construido con materiales reutilizados, como botellas de plásticos PET, latas de aluminio y envases de tetra brik.

“Rayos de Dignidad”, como se llamó el proyecto, se impuso a las iniciativas casi cien escuelas secundarias de todo el país. La iniciativa fue impulsada por 47 alumnas de cuarto año y logró involucrar a toda la comunidad educativa en una problemática de la comunidad, como es la falta de agua caliente de la población escolar.

El proyecto puso en evidencia que un 10% de las alumnas de nivel secundario del colegio no poseen agua caliente en su casa y se bañaban calentando agua en un jarrito utilizando el gas de garrafa o calentando el agua con una resistencia eléctrica, lo que eventualmente causa cortes de luz en el barrio, peligro de electrocución o principio de incendio”, detalló Alejandra Fernández Pedemonte, directora del establecimiento.

Fabiana Fraga, la docente de Física y líder del proyecto, detalló que junto con las alumnas de cuarto año “nos propusimos no solo la construcción de un colector solar para dar respuesta a la problemática planteada, sino también mostrar a las familias que es posible obtener agua caliente de una manera sustentable reutilizando materiales que de otra forma terminarían en la basura de la quema informal o el destino final de un relleno sanitario”.

La iniciativa fue impulsada por 47 alumnas de cuarto año y logró involucrar a toda la comunidad educativa en una problemática de la comunidad, como es la falta de agua caliente de la población escolar.
La iniciativa fue impulsada por 47 alumnas de cuarto año y logró involucrar a toda la comunidad educativa en una problemática de la comunidad, como es la falta de agua caliente de la población escolar.Colegio Nuestra Señora del Buen Consejo,

El proyecto “demostró que es posible obtener agua caliente de manera sostenible y respetuosa del ambiente y reducir el consumo de energía proveniente de combustibles fósiles utilizando una energía renovable -como es la solar- como alternativa al gas o la electricidad, concientizando sobre la separación de la basura y colaborando con la sustentabilidad del barrio”, dijo la docente.

Pedemonte y Fraga destacaron que se logró trabajar en el proyecto de manera interdisciplinaria y colaborativa y que las alumnas participantes “mejoraron su actitud en general en todas las áreas, trabajaron en equipo y se unieron más como grupo”, al tiempo que valoraron la experiencia curricular generada a partir de la tarea conjunta de áreas que nunca habían compartido proyectos. Además, la recolección de materiales reciclables generó iniciativas independientes en las alumnas, como la construcción de motos y autos de colección realizados con latas de aluminio que sobraron del colector.

Los trabajos presentados en la competencia fueron evaluados por un jurado integrado por referentes del ámbito educativo como Diego Golombek, Elena Duro, Fernando Schanpachnik, Adrián Moscovich y Paula Coto, quienes tuvieron a su cargo la preselección de 20 proyectos.

El Premio Fundaciones Grupo Petersen, que este año distribuyó 6 millones de pesos entre cinco proyectos educativos, es un programa para “acompañar, capacitar y premiar la implementación de proyectos educativos transformadores y brindar a las instituciones la posibilidad de repensar y reimaginar la escuela en el camino de la innovación, la transformación y el aprendizaje significativo”.

De la edición 2021 del Premio FGP participaron un total de 671 docentes y directores de 95 escuelas secundarias de las cinco provincias, quienes participaron durante seis meses de la etapa de acompañamiento formativo para la innovación, brindado a través del exclusivo Campus Educativo de las Fundaciones GP y posteriormente en la etapa final de dos meses en la que los educadores trabajaron con sus estudiantes para desarrollar los proyectos.

Los otros cuatro proyectos ganadores de cada una de las instancias regionales en la edición 2021 fueron el diseño de una app creada para organizar tareas comunales (Escuela N° 213 Manuel Belgrano, Godeken, Santa Fe), la generación de energía eléctrica a partir de plantas ornamentales y arómaticas (Escuela Nº 49 Crucero ARA General Belgrano, Don Cristóbal, Entre Ríos), la planificación de un Observatorio Popular de la biodiversidad local (Escuela de Nivel Medio Niquivil, San Juan) y la elaboración de recipientes para seleccionar los residuos en los hogares y elaboración de compost (Escuela Nº 41 Osvaldo Bayer, Río Gallegos, Santa Cruz).

“Cada proyecto es una muestra de que innovar en educación es posible, las escuelas demuestran que es posible elevar la vara para enseñar de manera colaborativa entre los docentes, con propuestas atractivas, para que los estudiantes quieran estar en la escuela y puedan adquirir conocimientos y desarrollar capacidades esenciales, haciendo que sus aprendizajes sean valiosos para su presente y su futuro.”, dijo María Cecilia Hancevic, coordinadora general de Fundaciones del Grupo Petersen.

Fuente: LA NACION

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x